Somos la Iglesia Nacional Presbiteriana "Gethsemaní", una comunidad renovada por el Espíritu Santo y formada por creyentes que desean servir a Dios y a la comunidad que nos rodea. Esta Iglesia es un huerto de descanso, paz y consolación para ti y todo aquel que lo necesite.

7. MANTENIENDOTE FIRME

Marcos 14:38

Hemos estado hablando en las últimas 7 semanas, de salir de la oscuridad, exponer nuestros problemas a la luz del amor de Dios y ver cómo El sana esos hábitos, heridas y esas adicciones que arruinan nuestras vidas. Hoy quiero hablar acerca de Cómo mantener tu recuperación. ¿Cómo no perder el progreso que estás haciendo en tu vida cristiana?

El hecho es, que el crecimiento no es algo fácil. EL Camino Hacia La Libertad es irregular. Es dos pasos hacia delante y un paso hacia atrás. No es fácil del todo. Tú tienes problemas, retrocedes a modelos auto destructivos. Eso se llama recaída. El alcohólico regresa a la bebida. El que come mucho vuelve a aumentar de peso. El apostador regresa al casino. El adicto al trabajo vuelve a saturar su horario otra vez. Tendemos a repetir los modelos de nuestro pasado. Es bien fácil resbalarse. Es fácil resbalarse en esas antiguas heridas, antiguos hábitos y antiguos complejos.

Hoy quiero que veamos lo que causa una recaída y luego estudiar el paso de cómo mantenerse, el paso 7 en el Camino Hacia la Recuperación y cómo evitar una recaída.

Una cosa es cierta, las recaídas suceden en un patrón muy predecible. Primero es la complacencia. Comienzas a sentirse cómodo con pequeñas victorias. Comienza a decir, “No necesito más ayuda, mi dolor ha sido reducido, no eliminado pero puedo vivir así. Así que ya no necesito ir a los grupos. Ya no necesito trabajar los pasos. No necesito un consejero y comienzas a ser complaciente.

La segunda es la confusión. Es cuando comienzas a racionalizar, diciendo, “Quizás no fue realmente tan mal después de todo, el problema realmente no era tan grande, lo puedo manejar por mí mismo.” Entonces comienzas a olvidar que tan mal era. Regresas al lugar de la tentación. Vuelves a la situación de riesgo que te metió en problemas en al principio, ya sea el bar, o el centro comercial, o lo que sea. Regresas a ese lugar.

La catástrofe es donde cedes al hábito anterior, la antigua herida, y el odio vuelve, o el resentimiento, o el antiguo complejo. Necesitas entender que el colapso no es la recaída. La catástrofe no es cuando sucede la recaída; comenzó mucho más antes. La catástrofe es simplemente el resultado del patrón que sucedió. ¿Por qué retrocedemos?

I. ¿QUÉ PUEDE CAUSAR UNA RECAÍDA?

1. Volver a la fuerza de voluntad.

Gálatas 3:3 “¿Cómo pueden ser tan necios? Comenzaron por el Espíritu de Dios, ¿Quieren ahora terminar en su propios poder?” Comenzaron confiando en Dios y el Paso 1 es Soy incapaz para cambiar pero el Paso 2 es Dios tiene el poder, Paso 3 es Lo entrego a Dios. Y permites que Dios haga los cambios en tu vida pero luego de un tiempo comienzas a pensar, “Soy yo quien está haciendo esto, yo estoy haciendo los cambios”. Tienes pocos logros y de repente piensas que tienes todo el poder, todo el conocimiento y que puedes manejar todo.¿A quien engañas? Tú eres tu.” Y Dios dejará que recaigas y recaigas, y recaigas hasta que te des cuenta que no puedes hacerlo por ti mismo. El simplemente te dejarás caer, 100, 200, 300 veces hasta que digas, “Dios, no puedo hacerlo.” Zacarías 4:6 “No con fuerza, ni por poder, sino con Mi espíritu dice el Señor. Tendrás éxito por Mi Espíritu.” Solamente Dios tiene el poder para quitar esos defectos. Si regresas a la fuerza de voluntad vas a recaer. Si estás pensando, “Solo voy a intentarlo más arduamente,” olvídalo.

2. Ignorar uno de los pasos.

Nos apresuramos. Tratamos de avanzar rápidamente en los pasos, quizás desees saltarse un paso difícil como, “No creo que necesite este último paso, la parte de hacer enmiendas. No, necesitas dar todos los pasos o no funciona. Y necesitas seguir lo que la Biblia die que son los principios para la vida. Así que no hay una recuperación rápida. “Estaban tan bien. ¿Quién les detuvo para obedecer la verdad?” Él dice, Sigan trabajando en los pasos. Manteen tu impulso.

3. Tratar de recuperarte sin ayuda.

“Voy a mejorar por mí mismo. No necesito la ayuda de nadie más.” Estás pidiendo una recaída. “Voy a escuchar estas predicaciones, no voy a ir a consejería, no pido ayuda, no voy a asistir a un grupo pequeño; escucharé estos mensajes y mejoraré por mí mismo.” Incorrecto. No funciona de esa forma. Eclesiastés 4:9 “Dos son mejor que uno porque si uno de ellos cae, el otro puede ayudarle a levantarse. Pero si alguien está solo y cae, es muy triste porque no hay nadie que escuche y le levante o le ayude.” No puedes vencer este problema solo. Si pudieras ya lo hubieras hecho. Pero no puedes así que no lo harás. Cuando eres tentado y las cosas van mal ¿A quien vas a llamar? Todos necesitamos a alguien en quien apoyarnos y necesitamos ayuda. Y no lo vas a lograr en la vida si no tienes vínculos con las personas claves en tu vida. Hebreos 10:25 “No dejemos el hábito de reunirnos.” La raíz de tu problema es de relaciones o vínculos. Puedes salir y practicar estas cosas por ti mismo y no involucrarte con nadie más. Funcionará por un tiempo pero no por mucho tiempo y recaerás. Lo garantizo. Es como manejar un carro a 150 kilómetro por hora y sueltas las manos del volante. No vas a chocar inmediatamente pero inevitablemente sucederá. Y si no tienes ayuda cuando la tentación viene y luego no sientes como hacer lo correcto, ¿quién te va a ayudar a hacer lo correcto? Si caes ¿quién está para ayudarle?

4. Volverte orgulloso.

Somos orgullosos y demasiado confiados y decimos “Soy fuerte.” Ya supere esta herida. Ya vencí este hábito. Los he perdonado, he cerrado la puerta. Proverbios 16:18 “El orgullo precede a la destrucción.” Necesitas permanecer humilde o tambalearás. El hombre arrogante eventualmente quedará expuesto al final. El orgullo nos lleva a toda clase de problemas. El orgullo siempre nos prepara para una caída. Nos ciega y no vemos nuestras propias debilidades. Nos aleja de buscar ayuda. Nos evita hacer enmiendas a otras personas. Nos aleja de dar todos los pasos completamente. El mayor problema con el orgullo es que provoca culpar a otras personas por nuestros propios problemas. Decimos, “No es mi problema.” 1 Corintios 10:12 “Si piensan estar firmes miren que no caigan.” El secreto de una libertad que perdura es vivir con humildad. Es la mejor protección para una recaída.

II. ¿CÓMO EVITAR UNA RECAÍDA?

El Paso 7 es el paso de Mantenimiento. RESERVA UN TIEMPO DIARIO CON DIOS PARA UNA AUTO EVALUACIÓN, LECTURA DE LA BIBLIA Y ORACIÓN COMO PARA CONOCER A DIOS Y SU VOLUNTAD PARA MI VIDA Y OBTENER EL PODER PARA CUMPLIRLA.

Esto está basado en Marcos 14:38 “Vigilen y oren para que no caigan en tentación porque el Espíritu está dispuesto pero el cuerpo es débil.” Él está diciendo que es natural en el humano el tener una recaída, el volver a las cosas que nos afectan aunque sabemos que nos arruinan y destruyen. Es natural en el ser humano el dejar que los problemas del pasado nos vuelvan a visitar, viejas heridas, y complejos regresen a perseguirnos. Así que Él dijo, necesitas tener algunos guardianes. Y ese es de lo que se trata este paso. Hay tres herramientas para mantener su recuperación:

1. EVALUACIÓN.

II Corintios 13:5 dice: “Examínense a ustedes mismos.” Lamentaciones nos dice “Examinémonos y arrepintámonos.” ¿Qué es lo primero que examinamos? Y, ¿Cuándo? Qué evaluar – Cuatro áreas de evaluación:

a) Físico: Tal vez te preguntes: “¿Qué me está diciendo mi cuerpo?” Tu cuerpo es un barómetro de lo que está sucediendo dentro de ti. ¿Tienes los músculos tensos? ¿Adivina qué? Estas bajo estrés. Tienes dolor de cabeza o dolor de espalda. ¿Qué te está diciendo eso? Tu cuerpo es un barómetro, una luz de advertencia que quizás algo está mal y por lo tanto periódicamente necesitas detenerse, quizás a mitad del día digas, “¿qué me está diciendo mi cuerpo? ¿Tengo hambre? ¿Estoy cansado? ¿Estoy fatigado? ¿Estoy completamente estresado?” Estas son algunas claves que quizás algo esté fuera de línea.

b) Emocional: ¿Qué estoy sintiendo en este momento? ¿Estoy permitiendo que mis verdaderos sentimientos salgan a la superficie? O, ¿simplemente los estoy reprimiendo? Reprimir tus verdaderos sentimientos es como agitar una botella de coca cola sin quitarle el tapón; eventualmente va a salir. ¿Estoy herido? ¿Estoy exhausto? ¿Estoy afectado por el enojo? ¿Estoy resentido con alguien? ¿Estoy tenso? ¿Ansioso? ¿Temeroso?

c) Relacional: ¿Estoy en paz con todos? Si no lo estás, ese conflicto interno va a hacerte atrasarte, mantenerlo lejos de tu recuperación. Hay algunas personas a tu alrededor, que sabes cuando estás teniendo conflicto con ellas.

d) Espiritual: ¿Estoy confiando en Dios? Momento a momento ¿estoy confiando en Dios?

Haces una evaluación, celebras tus éxitos y confiesas tus fracasos, pero estás agradecido por lo que has hecho y que está bien. Cada uno debe probar su propio actuar. Luego puede sentirse orgulloso de sí mismo sin compararse con alguien más.” Puedes sentirse honestamente orgulloso, “estoy orgulloso de lo que Dios está haciendo en mi vida. Estoy agradecido que Dios esté obrando y estoy viendo progreso en mi vida.

2. MEDITACIÓN.

Meditación es una muy buena palabra Bíblica que ha sido adaptada por mucha gente. Simplemente significa: detenerse lo suficiente para escuchar a Dios. Eso es todo. Las ocupaciones ahogan la libertad y el crecimiento. Este es el secreto de una fortaleza espiritual y encuentro que Satanás lucha fuertemente en esta área de mi vida como ninguna otra. Se asegura que no tengas tiempo a solas con Dios, un tiempo en silencio. Él tiene tres herramientas que utiliza: el ruido, las multitudes y la prisa. Esas tres cosas te alejan de escuchar a Dios diariamente.

Salmos 1:1-3 “Felices los que siempre meditan en las leyes de Dios y piensan en formas de cómo estar más cerca de Él. Son como árboles en un río que no se secan, tienen éxito en todo lo que hacen.” La llave para el crecimiento es tener raíces bien profundas en la Palabra de Dios y la forma en que puedes tener raíces profundas en la Palabra de Dios es meditando en ella, seriamente pensar acerca de lo que lees en la Biblia por unos minutos y luego pensar en lo que eso significa en mi vida. Eso es meditar. ¿Cómo aplicar esto a mi vida? Cuando haces eso Él dice, “ustedes son como un árbol plantado junto al río y cuando hace calor usted no se marchita y cuando hay sequía no se seca y desaparece.” No tiene una recaída.

Nos necesitamos unos a otros y necesitamos la Palabra de Dios para ayudarnos a mantenernos en el Camino Hacia la Recuperación. Ve el beneficio. Él dice, “si meditas tendrás éxito en todo lo que hagas.” Éxito. ¿Cómo te gustaría tener éxito en todo lo que haces? Dios dice, “Simple, solo medita en la Palabra.” Solamente ese hábito te ayudará a conocer lo correcto a hacer y entonces todo te saldrá bien.

Cómo meditar en la Palabra de Dios: Salmos 119:11 “Pensé mucho en tus palabras y las atesoré en mi corazón para que me guarden de pecar.” Él dice, creo en TU Palabra, las guardé en mi corazón. ¿Cómo? Memorícela. Al pensar en Tu Palabra y la memorizas los principios y los pasajes claves, esto te guarda de pecar. Me aleja de una recaída. ¿Quieres evitar la tentación? Piense en la Palabra de Dios. Medita en ella. Si conoces cómo preocuparte también conoces cómo meditar. Preocuparse es simplemente una meditación negativa. Preocupación – toma un pensamiento negativo y piensa en eso una y otra y otra vez... Toma un versículo de la Biblia y piensa en eso una y otra y otra vez – eso se llama meditación. Así que si sabes cómo preocuparse, sabes cómo meditar.

3. ORACIÓN.

Ahora hay una tercera herramienta que Dios dice que será de ayuda para que mantengas tu libertad y eso es la oración. La oración puede hacer lo que Dios puede hacer. De hecho es la forma que se conecta al poder de Dios. Tu dirás que no puedes hacerlo, pero Dios si puede. ¿Cómo obtengo el poder de Dios? Lo obtienes por medio de la oración. Ahora no mucha gente se da cuenta que puede orar por cualquier necesidad en su vida. Dios es un Padre de amor, quizás el Padre que nunca tuvo. Puedes orar por una necesidad espiritual, una necesidad física, una necesidad relacional, una necesidad emocional. Él tomará cualquier necesidad. Ahora, ¿Cómo orar? Ve lo que Jesús dice; Mateo 6:9-13 “Así es como deben orar; Nuestro Padre celestial, que tu nombre santo sea honrado, que tu reino venga, que tu voluntad sea hecha en la tierra como es en el cielo. Danos hoy el pan que necesitamos, perdónanos las faltas que hemos cometido, como nosotros perdonamos las faltas que otros nos han hecho. No nos metas en tentación, sino líbranos del maligno.” Ahora bien, quiero que vean un par de cosas acerca de la oración del Señor. Noten que dice ‘cómo’ deben orar. Es un modelo. No es un ritual que debe seguirse. La gente frecuentemente pregunta por qué no hacemos esta oración todos los domingos. Porque un par de versículos antes de esta oración, Jesús dice no hagan vanas repeticiones. ‘Padre Nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre’ – estás diciendo Reconozco que no soy Dios sino Tu. Esos son los pasos uno y dos. ‘Que se haga Tu voluntad, venga Tu reino’ – eso es el paso cinco. ‘Danos hoy el pan de cada día’ – ese es el paso tres. ‘Perdona nuestras deudas’ – ese es el paso cuatro. ‘Como nosotros perdonamos a otros’ – ese el paso seis. ‘No nos metas en tentación, más líbranos del mal’ – esa es la recaída, ese este paso. Puedes ver que la recuperación es tan antigua como la oración del Señor. Jesucristo nos dio los principios por los cuales encontramos completa recuperación. Si tienes una herida a la que se has estado aferrando, si hay algo en tu vida que dice “no importa lo que hagas no puedo vencerlo,” la buena noticia es esta, y hemos estado diciendo esto por siente semanas, que usted es importante para Jesucristo y Él tiene el poder para ayudarte. Usted puedes hacer los cambios que quieres hacer con la ayuda de Él, y El también desea hacerlos, si solamente cruzas la línea y le permites hacerlo.


Fuente: Pastor Alberto Arenas

Teléfono
5554 8161
Fax
5554 8161
Dirección postal
ALLENDE 139, ESQ. LONDRES, COL. DEL CARMEN, DELEGACION COYOACAN, C.P. 04100, MEXICO, D.F.
Correo electrónico
Información general: webmaster@inpgethsemani.org.mx