Somos la Iglesia Nacional Presbiteriana "Gethsemaní", una comunidad renovada por el Espíritu Santo y formada por creyentes que desean servir a Dios y a la comunidad que nos rodea. Esta Iglesia es un huerto de descanso, paz y consolación para ti y todo aquel que lo necesite.

3. LAS CUALIDADES DE UN LÍDER

Primera Parte

Continuamos con los temas relacionados a la Eficacia del Liderazgo Cristiano, cuyo objetivo es equiparte de principios y herramientas que te ayudarán a desarrollar un liderazgo sano dentro y fuera de la iglesia.

Debes tener presente que el liderazgo espiritual no depende de tus habilidades o destrezas o inteligencia. Depende del llamado que Dios te ha hecho para servirle con los dones que él te ha dado y en alguna de las áreas donde te ponga.

En el mundo empresarial mucho se ha hablado de la personalidad del líder, casi todos coinciden que los test de medición de personalidad son esenciales para saber si la persona es apta para ejercer un liderazgo, en caso de que la persona ya funcione como líder, esos test, sirven como un diagnóstico para que la persona inicie un curso de capacitación para funcionar como líder óptimo.

Como contraste de una realidad en la vida del liderazgo en las distintas áreas de la vida, lo cierto es que existe una marcada evidencia de personas que no se conducen con ética en el ejercicio del liderazgo, su acción ha causado estragos terribles en las instituciones, lo más típico son los fraudes económicos, políticos, sexuales, entre otros. Por eso las personas no creen en los líderes políticos, empresarios y religiosos, en esto nadie queda limpio. La gente está decepcionada de liderazgo actual. Todo esto se resume en la ética del líder.

Una de las preocupaciones de las diversas consultorías ha sido el capacitar a los líderes en cuanto al manejo de valores en el ejercicio de su función. Pero en la mayoría de los casos esto no funciona, no por la eficacia del curso, sino por las personas que toman el curso.

Algo que tenemos que recordar es que el ser humano nació con una naturaleza caída, corrompido por el pecado, así que por más que reciba cursos de concientización de valores, jamás podrá actuar conforme a esos valores, porque su corazón está corrompido. Esa es la causa de la decadencia de las organizaciones. Sólo los líderes renovados por el Espíritu Santo tienen la aptitud de ejercer un liderazgo sano, óptimo y eficaz. Una mente santificada, renovada y consagrada, tiene más posibilidad de cumplir con la ética y los valores.

¿Cómo podemos saber que una persona que ejerce una influencia en otros es renovado por el Espíritu de Dios? La respuesta son los frutos del Espíritu.

Una persona (ejerza un liderazgo o no) que no ha sido renovado y santificado por el espíritu de Dios actuará así:

Gálatas 5:19-21 Todo el mundo conoce la conducta de los que obedecen a sus malos deseos: No son fieles en el matrimonio, tienen relaciones sexuales prohibidas, muchos vicios y malos pensamientos. Adoran a dioses falsos, practican la brujería y odian a los demás. Se pelean unos con otros, son celosos y se enojan por todo. Son egoístas, discuten y causan divisiones. Son envidiosos, y hasta matan; se emborrachan, y en sus fiestas hacen locuras y muchas cosas malas. Les advierto, como ya lo había hecho antes, que los que hacen esto no formarán parte del reino de Dios.

De la misma manera, una persona que ha sido renovado y santificado por el Espíritu de Dios, actuará así:

Gálatas 5:22-26 En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto. Y los que somos de Jesucristo ya hemos hecho morir en su cruz nuestro egoísmo y nuestros malos deseos. Si el Espíritu ha cambiado nuestra manera de vivir, debemos obedecerlo en todo. No seamos orgullosos, ni provoquemos el enojo y la envidia de los demás, creyendo que somos mejores que ellos.

Las cualidades de un líder son los atributos del Espíritu Santo que le dan una identidad al creyente.

Las cualidades más apremiantes de un líder:

1. Vida de Integridad.

La integridad se refiere a un comportamiento regido por la honestidad y la ética, virtudes que hacen a una persona digna de confianza. La honestidad se refiere a la sinceridad en contraste con el engaño. La honestidad es casi siempre la mejor norma.

La integridad es un elemento importante del éxito en el liderazgo cristiano. La capacidad de influir se basa en la integridad, si las personas no te siguen en cuanto a las acciones honestas, entonces tienes un problema de liderazgo. Puede ser que en una oficina donde se gestionan pensiones de la gente retirada, el jefe de pensiones que puede presumir que es un buen cristiano porque va todos los domingos a la iglesia y hasta ocupa un cargo en la misma, pero como jefe de pensiones es corrupto, mentiroso, adúltero, entre otras cosas; no habrá quien lo diga para cosas digas, nunca podrá influir para bien, porque habrá perdido credibilidad ante los demás, aunque nunca acepte su condición.

Proverbio 10:9 Quien se conduce con integridad, anda seguro; quien anda en malos pasos será descubierto.

2. Autodominio o control de sí mismo.

Una de las cosas que no logramos dominar es nuestro carácter, tendemos a ser muy viscerales, por cualquier cosa insignificante nos salimos de nuestras casillas. Casi siempre nos vamos por dos extremos: tendemos a racionalizar las cosas que nos suceden; o tendemos a responder con emociones a las cosas que nos suceden. Una de las aportaciones que tiene el libro “Inteligencia Emocional”, es la cita de Aristóteles en la primera parte del libro, que parafraseadamente dice: “cualquiera se puede enojar, pero no con la persona correcta, ni por el motivo correcto, ni en la medida correcta”. Casi siempre, perdemos el control. Dios en todo momento busca que aprendamos con la ayuda del Espíritu Santo a tener autodominio. El autocontrol de nuestras intenciones, deseos y acciones, deben estar supeditados a los principios de la Palabra. Uno de los requisitos del liderazgo eficaz, es a ser pacientes, a tener autocontrol, como lo enseña 2 Pedro 1:6 y dominar sus malos deseos. Además, deben ser pacientes, entregar su vida a Dios.

3. Mente Flexible.

Es la capacidad de ajustarse a diferentes situaciones. Los líderes necesitan mantenerse a la vanguardia en cuanto a las enormes modificaciones del mundo, y el ritmo del cambio seguirá acelerándose. Sin flexibilidad, los líderes tendrían éxito sólo en las pocas situaciones que se acomoden a su estilo. Los líderes son flexibles y se adaptan a las circunstancias.

Ser flexible significa estar abierto al cambio, la vida cambia, los procesos cambian, las generaciones cambian, y a veces, lo único que permanece inmóvil es la iglesia. No podemos seguir contemplando cómo la sociedad evoluciona y cambia y nosotros sigamos defendiendo procesos de décadas anteriores. Para crecer y madurar, se requiere ser flexible, la única manera de ser flexible, es creciendo espiritualmente, entre más maduro estemos en la fe, mayor flexibilidad de nuestra mente; así lo dice Pablo, 2 Corintios 4:16 Por eso no nos desanimamos. Aunque nuestro cuerpo se va gastando, nuestro espíritu va cobrando más fuerza.

4. Espíritu de Humildad.

Humildemente deberíamos reconocer, que esta cualidad es la que más trabajo nos cuesta, porque lo que siempre ha vivido con nosotros desde que nacemos es el ego. Somos vanidosos, nos satisface ser reconocidos. La crisis actual del liderazgo organizacional, se llama fama, existe un hambre insaciable de ser famoso, ser reconocidos por los demás. Cuando buscas eso, significa que has renunciado a la humildad para seguir en el estado primitivo del egocentrismo. En el llamado al liderazgo debería haber muchas manos levantadas, pero la realidad es que siempre son pocas, pero en el momento de los aplausos y reconocimientos, sobran los candidatos. La eficacia del liderazgo consiste en lo que enseña el apóstol Pablo, Filipenses 2:3 no hagan nada por orgullo o sólo por pelear. Al contrario, hagan todo con humildad y vean a los demás como mejores a ustedes mismos.

Teléfono
5554 8161
Fax
5554 8161
Dirección postal
ALLENDE 139, ESQ. LONDRES, COL. DEL CARMEN, DELEGACION COYOACAN, C.P. 04100, MEXICO, D.F.
Correo electrónico
Información general: webmaster@inpgethsemani.org.mx