Somos la Iglesia Nacional Presbiteriana "Gethsemaní", una comunidad renovada por el Espíritu Santo y formada por creyentes que desean servir a Dios y a la comunidad que nos rodea. Esta Iglesia es un huerto de descanso, paz y consolación para ti y todo aquel que lo necesite.

6. LA VISIÓN QUE UN LÍDER PROMUEVE

1 Crónicas 11:1-9

Seguimos en el conjunto de temas de la Eficacia del Liderazgo Cristiano, considerando desde el principio, que el liderazgo es una realidad para todo creyente en Cristo.

El tema anterior se trató sobre los motivos que mueven a un líder, lo que determina su corazón, nuestro mejor modelo a seguir, fue el corazón de Jesús. Ahora veamos otro modelo a seguir, el corazón de David. A lo largo de la historia bíblica se ha identificado a David conforme al corazón de Dios. Cuando Israel pidió a un rey, eligieron a Saúl, pero no fue conforme al corazón de Dios, fue elegido conforme al corazón del pueblo. Dios estaba preparando a un hombre conforme a su corazón, que fuese íntegro, una persona que llevara al pueblo a otra dimensión.

Al hablar de desarrollar líderes conforme al corazón de Dios, la pregunta es: ¿Seremos líderes conforme al corazón de Dios? ¿Está Dios conforme con nosotros? ¿Cuál es tu visión como líder? O ¿Tienes una visión para llegar a ser líder?

El día de hoy hablaremos de la visión que un líder adopta y promueve, qué significa tener una visión. En dónde me veo en el futuro. ¿A dónde quiero llegar en un corto plazo? ¿Dónde veo mi ministerio o a mi Iglesia en el futuro? Alguien dijo esto: “El mundo de un hombre ciego está ligado al límite de lo que puede tocar, el mundo de un hombre ignorante está ligado al límite de su conocimiento, el mundo de un gran hombre está ligado al límite de su visión”.

Así como es importante el pasado, también lo es la manera en que se ve el futuro; es decir, tu pasado es importante pero más lo es la manera en que ves tu futuro, porque el pasado ya es historia y queda atrás, pero lo que harás en tu vida depende de cómo estás viendo o mirando tu futuro.

La Visión es el ideal o el imaginario al que deseamos llegar y nunca renunciar. La visión que Dios revela es el camino donde quiere llevarnos.

VISIÓN: Una Iglesia movida por el Espíritu Santo en una constante renovación y crecimiento para llegar a ser un huerto de descanso, consolación, discipulado y envío a los afligidos, heridos y alejados de Dios.

La Visión que un líder promueve…

  1. Es una visión que une a los miembros.

Cuando David llegó a ser rey, Jerusalén no pertenecía a los hebreos, los jebuseos la tenían en su poder; pero en David siempre hubo el deseo de que Jerusalén fuera la capital. Esa era su visión, hacerla la capital de su pueblo. En los pasajes relacionados el reinado de David podemos aprender sobre lo que la visión puede hacer en nosotros, porque David duró 7 años como rey en Hebrón, pero sabía que su reinado se extendería en territorio y tenía que irse a una capital más fuerte, y es por eso que quería conquistar a Jerusalén.

Cuando hay una visión que unifica al pueblo, trae unidad, 2 Samuel 5:1-3 Más tarde, todas las tribus de Israel fueron a Hebrón para hablar con David, y le dijeron: "Nosotros somos de tu misma sangre, y en realidad, aunque Saúl era nuestro rey, tú eras el que verdaderamente dirigía a Israel en sus campañas. Además, el Señor te ha prometido que tú serás quien dirija y gobierne a Israel." De esta manera, todos los ancianos de Israel fueron y hablaron con el rey David en Hebrón, y él hizo un pacto con ellos, poniendo al Señor por testigo. Entonces ellos consagraron a David como rey de Israel.

La nación que fue lastimada y fragmentada después de la muerte de Saúl, y las luchas civiles de los príncipes de Saúl, dejaron a la monarquía dividida, porque aunque David era rey de Hebrón no lo era de Israel. El reino estaba dividido, roto. Por eso se sintieron débiles y optaron por la unidad de la nación, al pedirles a David que fuese reye de ellos. David era un hombre de visión, ellos lo sabían, inclusive hablaban bien de él y cómo la gracia de Dios estaba con él. David era un visionario nuevo que podía darle un sentido de unidad a la nación, que tanto lo necesitaba. Así que decidieron unirse en lugar de estar divididos, ganaban más unidos que dispersos, el secreto de la conquista de la capital era la unidad. Vieron más que su propio interés, vieron a una nación que unificó a dos reinos.

La visión siempre une, cuando miras el futuro y ves que la promesa de Dios se va a cumplir, sólo tienes que unir las fuerzas, lo importante es renunciar a los intereses personales, para ver los intereses comunes.

  1. Es una visión de un espacio de liderazgo.

La visión debe estar contenida en algo; en otras palabras, se debe hacer que sea tangible de alguna manera, puede ser en un pueblo o en un edificio, en este caso era en Jerusalén.

2 Samuel 5:4-5 David tenía treinta años cuando empezó a reinar, y reinó cuarenta años: en Hebrón fue rey de Judá durante siete años y medio, y luego en Jerusalén fue rey de todo Israel y Judá durante treinta y tres años.

David empezó su reinado en el sur, en Hebrón, una ciudad muy distanciada del centro de la nación. La visión de David era gobernar a un Israel unificado con su trono en medio de la nación. Después de 7 años de su reinado en Hebrón, cambió su trono a Jerusalén para gobernar desde allí. ¿Por qué era tan importante conquistar Jerusalén? ¿Qué función tiene una ciudad o edificio en el desarrollo de una visión? David sabía que su visión de un reino grande necesitaba de un símbolo. El gran reino debía tener una gran ciudad como capital, para que la gente pudiera decir: “Esta es nuestra capital, este es nuestro lugar, aquí vive nuestro rey”.

Jerusalén representaba el centro del mayor liderazgo como nunca se había dado y difícilmente superado, no sólo habían convertido a una ciudad como el centro de las operaciones más importantes en la política, economía y sociedad. Se construyó el templo más importante del momento, donde se iba a concentrar el liderazgo para testimonio de las naciones, el Templo, no sólo era el centro de la religión judía, también el centro de bendición para todo el mundo, donde quiera que estés, su bendición te alcanzará.

Dios establece centros de liderazgo par nuestras vidas, tu casa, tu oficina, tu espacio recreativo, la iglesia, etc. Lo importante es que establece centros de liderazgo para capacitar a sus miembros y puedan cumplir con la misión que Dios les encomendó. Nuestra iglesia debe ser un semillero de líderes, donde reciben una visión, se preparan y cumplen con su misión, y no importan dónde estarán, siempre tendrán su vista en el centro de liderazgo, como centro de bendición.

  1. Es una visión que inspira desarrollo.

Conquistar Jerusalén no era un capricho de David para aumentar sus riquezas y su poder de influencia en toda la nación. Su propósito y su visión era que todo judío al tener un centro de liderazgo, tuviera la oportunidad de desarrollarse como un verdadero creyente y seguidor de Jehová. El establecimiento del imperio en Jerusalén es generar fortaleza en el pueblo y bendición para todas las naciones, David veía en su visión a futuro en Jerusalén como el centro de bendición y fortaleza para todas las naciones y no sólo Israel. 2 Samuel 5:9-10 Después se instaló David en la fortaleza y la llamó Ciudad de David, y le construyó murallas alrededor, desde el terraplén hasta el palacio. El poder de David iba aumentando, y el Señor, el Dios todopoderoso, estaba con él.

La llegada de David a la ciudad de Jerusalén fue el cumplimiento de muchos años de visión, no fue algo tan fácil, desde Hebrón hasta Jerusalén, le costó planificación, empuje, hasta insultos de cojos y ciegos, pero lo logró. ¿Cómo es que llegamos de donde estamos donde queremos estar?

Primero debes saber dónde estás, para llegar a donde queremos estar tenemos que saber dónde estamos, nuestra visión debe ser demasiado amplia, no limitarnos a lo que tenemos.

Segundo, debes saber a dónde quieres ir con tu organización, con la iglesia, con tu familia. Cuando la mayoría de las persona piensan o establecen metas o ponen visión, tienen la seguridad a dónde van.

Tercero, debes de considerar el precio que estás dispuesto a pagar para lograr la visión que Dios te dio, implementar los cambios que se requieren para lograr el objetivo.

Teléfono
5554 8161
Fax
5554 8161
Dirección postal
ALLENDE 139, ESQ. LONDRES, COL. DEL CARMEN, DELEGACION COYOACAN, C.P. 04100, MEXICO, D.F.
Correo electrónico
Información general: webmaster@inpgethsemani.org.mx