Somos la Iglesia Nacional Presbiteriana "Gethsemaní", una comunidad renovada por el Espíritu Santo y formada por creyentes que desean servir a Dios y a la comunidad que nos rodea. Esta Iglesia es un huerto de descanso, paz y consolación para ti y todo aquel que lo necesite.

10. EL LÍDER ENTRE EL PODER Y EL ÉXITO

La vida de Jeremías representa también un paradigma idóneo del liderazgo moderno, sobre todo para aquellos que siguen creyendo que no nacieron para ser líderes. Pues aquí existe un buen ejemplo, de un hombre que pensó que no había nacido para hablarle a las naciones, pensó que toda su vida iba a jugar el papel de tímido, callado, retraído, sin sueños y sin ambiciones. Que eso de hablarle a los demás, era para los que habían nacido con un carisma especial, una estrella, facilidad de palabra.

Este tipo de creencias siguen manifestándose en las personas de la sociedad, observan a las personas exitosas, y sólo los miran con añoranza, como diciendo: “ojalá hubiera yo nacido así, cuántas cosas no hubiera hecho”. Hoy debes de renunciar al pesimismo, a la mediocridad, al fracaso, a la pérdida, ya no tendrás que ver los toros desde la barrera, ahora es tu momento.

Dios es el único que te da el momento, te da la capacidad para lograr tus sueños, tus victorias, tus triunfos, tus éxitos. Jeremías dijo: « ¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar!» Dios le respondió, no te autolimites o auotelimines, te daré algo que servirá para lograr todas tus metas y tus sueños, y así cumplas con la misión que yo te daré. Dios promete darte algo que el mundo caree, aún en los grandes líderes, aún en los más seguidos por la sociedad; y eso se llama PODER. Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, »para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar.»

En este último tema de la Eficacia del Liderazgo Cristiano, hablaremos lo que significa tener el poder de Dios. Muchos líderes de todo tipo tienen poder, su poder es limitado y humano, lo usan para manipular, engañar, corromper, enriquecerse, dividir, destruir. Representan la misión del maligno como dijo Jesús: El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir (Juan 10:10). Aquí aprenderás que para lograr la obra de Dios y tus sueños, no necesitas de este tipo de poder, sino únicamente el poder transformador de Dios, el único poder verdadero que proviene de nuestro Creador que hizo los cielos y la tierra.


El poder del líder no proviene de sí mismo sino del poder de Dios.

En la actualidad existen muchos líderes religiosos, políticos, económicos, que ejercer abuso de poder. Su poder coacciona el espíritu de libertad y de desarrollo de las personas y de la comunidad, es lamentable, cómo personas que durante toda su vida han ido de fracaso en fracaso, de frustración en frustración, y cuando obtienen un nombramiento, piensan que tienen todo el poder y se enferman abusando de éste. Esto sucede en el mundo, pero como diría Jesús a sus discípulos, entre ustedes no será así.

Efectivamente Dios nos otorga un poder especial para cumplir con sus expectativas y para que nosotros alcancemos sueños que nunca antes habíamos logrado. No tengas miedo ante los grandes retos que te pone la vida, antes los grandes desafíos de fe, escucha lo que Pablo le dijo a un joven pastor que iniciaba su ministerio, 2 Timoteo 1:7 Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.

Necesitas de este poder para lograr cosas buenas en la vida cristiana no solamente en la iglesia, también en tu trabajo, en tu escuela, en tu casa; piensa en todos los lugares donde Dios te pone para que seas de bendición, para tu desarrollo, para tus éxitos; necesitas de este poder, y lograrás victorias, anota las siguientes:

Dios otorgó poder al creyente para:


Obtener sabiduría.


Cuando David le heredó el trono a su hijo Salomón, le heredó muchos problemas también, como un reino dividido, gente descontenta, corrupciones, familias desintegradas, religiosidad barata, pueblo sin conocimiento de Dios. Al llegar al trono, Dios le concedió un deseo a Salomón, lo que él quisiera. Cualquiera pediría riquezas, autoridad, dominio sobre otros, entre otras cosas. Pero lo único que Salomón pidió a Dios, fue la sabiduría. Salomón no sabía gobernar Israel, pero contó con el poder de Dios para dirigir correctamente a su pueblo, el poder que Dios le otorgó fue el de sabiduría, Proverbios 24:5 El que es sabio tiene gran poder, y el que es entendido aumenta su fuerza.

No tienes que buscar el poder humano, porque éste te llevará al fracaso, a la pérdida, sólo el poder de Dios te dará la sabiduría suficiente para resolver los problemas en tu casa, para resolver los problemas en tu trabajo, aquellas situaciones que generan caos y confusión. La suficiente sabiduría para discernir entre lo malo y lo bueno, entre lo bueno y lo mejor. No te quiebres la cabeza pensando cómo vas a solucionar el problema que estás pasando en esto momentos, sólo pide el poder de sabiduría de los alto, y te concederá las peticiones de tu corazón.

El llamado del profeta es claro, Dios le dijo a Jeremías que lo llevarías a dónde él quisiera, y hablará lo que él quiera que hable, le dará la sabiduría para lograr el proyecto de Dios y sus sueños, así lo prometió en este texto de, Isaías 11:2 El Espíritu del Señor reposará sobre él: espíritu de sabiduría y de entendimiento, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

El poder de la sabiduría de lo alto es el requisito indispensable para todas las tareas que emprendemos y las que podríamos emprender. Es probable que hayas soñado con tener algún negocio, pero consideras que es muy difícil, que no tienes dinero para empezarlo, hay mucha competencia, es peligroso invertir en los pocos dineros que tienes, que tal vez no tengas la capacidad para administrarlo, que tienes miedo al fracaso. Todo esto es pensamiento humano. Dios te dará de su poder de sabiduría para vencer tus miedos y te conviertes en un emprendedor y vivas por fe, y alcances tus sueños, 2 Pedro 1:3 Dios utilizó su poder para darnos todo lo que necesitamos, y para que vivamos como él quiere. Dios nos dio todo eso cuando nos hizo conocer a Jesucristo. Por medio de él nos eligió para que seamos parte de su reino maravilloso.


Transformar la realidad.

El poder que Dios otorga en el liderazgo, no sólo es para que logres tus sueños. Primero tienes que cumplir con la misión de Cristo en la tierra y luego todo lo demás vendrá por añadidura. Jeremías parecía un hombre sencillo, humilde y débil, pero de su debilidad vino la fuerza que Dios le dio, porque cuando lo llamó, le encomendó una tarea muy difícil, Mira, hoy te he dado autoridad sobre las naciones y sobre los reinos, para arrancar y para derribar, para destruir y para derrocar, para edificar y para plantar. Dios le dio el poder a Jeremías para hacer y deshacer, para arrancar y para derribar y para derrocar; le dio el poder de transformar la vida, la seudorealidad a la verdadera realidad hecha por Dios.

Sólo el poder de Dios puede hacer nuevas todas las cosas en nuestras vidas y en las de los demás, observa el par de textos que dice Jesús, Lucas 9:1 Jesús reunió a sus doce discípulos y les dio poder para sanar enfermedades y autoridad sobre todos los demonios. Lucas10:19 Yo les he dado poder para que ni las serpientes ni los escorpiones les hagan daño, y para que derroten a Satanás, su enemigo. No tengas miedo porque las circunstancias no te favorecen, pide del poder de Dios y hará grandes cosas en ti y en las circunstancias.



Compartir a otros lo que Dios hizo.

Como casi a todos nos pasa, Jeremías tenía miedo de hablar a los demás el mensaje que Dios tenía para ellos, quizá pensó que nadie le iba a creer, que todos se burlarían del él cuando mencione a Dios, que nadie le iba a escuchar. Aprende de esto, si tú piensas que vas a hablar de tu parte, seguro fracasarás, si hablar por el poder de Dios, vencerás los obstáculos y lograrás la meta. Dios dijo a Jeremías He puesto en tu boca mis palabras. Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos. No debes de temer de lo que vas hablar, porque Dios hablará por ti, es una promesa Hechos 1:8 Pero quiero que sepan que el Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, y que recibirán poder para hablar de mí en Jerusalén, en todo el territorio de Judea y de Samaria, y hasta en los lugares más lejanos del mundo.

El poder de lo alto, te capacita para hablar de las cosas de Dios a los no creyentes y a los creyentes, y no sólo pondrás las palabras en tu boca para que otros lleguen al conocimiento de Dios y se conviertan al evangelio de Jesucristo, como lo dice Hechos 11:21 Y Dios les dio poder y los ayudó para que muchos aceptaran el mensaje y creyeran en Jesús. Además te dará el poder para que te desenvuelvas en público, para que sepas manejar una entrevista de trabajo, para que ganes el proyecto de tu empresa, para que alcances mención honorífica en el examen profesional, para que logres un aumento en tu trabajo. El poder de la comunicación verbal para alcanzar el éxito sólo te o da el poder de Dios, solicítalo y vendrá por obra del Espíritu Santo, renuncia a tus fracasos y a tu propio poder, y asume el poder de Dios en tu vida, y saborearás el éxito.


Soportar las pruebas y dificultades.

Los problemas siempre se presentarán en la vida del creyente y todo líder, así como las dificultades, la respuesta ante las dificultades y los problemas es evadirlos o negarlos, en la mayoría de los casos es por temor a lo desconocido. Es lo mismo lo que le pasaba a Jeremías, tenía miedo de enfrentar a los poderosos, por eso Dios le dijo: Pero tú, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te ordene. No temas ante ellos, pues de lo contrario yo haré que sí les temas. Qué cosa tan dura la respuesta de Dios, si no lo enfrenta, se le revertirá. Eso es lo que pasa sino enfrentas tus miedos, tus problemas. En la vida, siempre se presentarán situaciones contrarias a tu felicidad, que causen temor, angustia, tristeza. Nadie dijo que era fácil, pero debes de confiar en las promesas del Señor, él te dará el poder para enfrentarlos, no estás solo, cuentas con algo que no proviene de ti, pero se te ha dado por obra del Espíritu Santo, así lo enseña Pablo en Colosenses 1:11 por el gran poder de Dios cobrarán nuevas fuerzas y podrán soportar con paciencia todas las dificultades. Así, con gran alegría.

Si esto pasa con los problemas de la vida común, cuanto más cuando son causador en oposición al Reino de Dios, 2 Timoteo 1:8 Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero. Al contrario, tú también, con el poder de Dios, debes soportar sufrimientos por el evangelio.

Por lo tanto, alaba el nombre de Dios, porque él te constituyó como líder en alguna de las áreas de tu vida y puedas decir: 1 Pedro 5:11 A él sea el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Fuente: Pastor Alberto Arenas Mondragón

Teléfono
5554 8161
Fax
5554 8161
Dirección postal
ALLENDE 139, ESQ. LONDRES, COL. DEL CARMEN, DELEGACION COYOACAN, C.P. 04100, MEXICO, D.F.
Correo electrónico
Información general: webmaster@inpgethsemani.org.mx